Por el cine Goya.

La imagen puede contener: 2 personas

Por los años cincuenta, los jueves en el cine Goya, era el día de las «féminas». Ese día no pagaban, y la calle Manuel Gonzalez Martín era un hervidero de chiquillas y chiquillos que hacían cola en la heladora, o en el carrito de Angelita «la negra». Mi abuelo era uno de los porteros y con ello las tareas colaterales de mantenimiento del bar, limpieza, etc… Cuando se acababan las películas les traía a sus hijos los carteles que podía salvar, teníamos empapeladas todas las habitaciones. En el intermedio salía Pepe Monagas y se» largaba»sus cuentos, levantando risas y hasta lágrimas, se cuenta que alguna «meada», por lo menos se oía…ayquememeotoa…. Si alguien tosía, le decía:… «agüita de caña de limón con rapaura»…La publicidad de Kruger y Seven Up invadían todo , en la pantalla, en las paredes y hasta el propio Monagas, con su famoso..»No gracias, fumo Kruger». Otro acompañante publicitario de la época era el del ron de Arúcas…»buen ron cristiano ¿de donde dice que es??..de Arúcas». Y luego de vez en cuando «Soberano, Ponche Caballero y Lejía el Guerrero, lava la señora, lava el caballero». La perrita que tuvimos, como no podía ser de otra forma, se llamó CIFESA (Compañía Industrial de Film Español, S.A). El cine Goya no solo proyectó películas, sirvió de espacio para las matiné de los sábados, que competían con las del cine Rialto. Para actuaciones varias, teatro, cantantes, zarzuelas, grupos y hasta algún baile cayó. Las primeras películas eran mudas, un piano ponía la música y un relator explicaba lo que había en las imágenes. Aquellos cines de barrio, no lo del sábado por la tarde. Si no el de los jueves, sábados y domingos, cercanos a casa, que se iba andando, en donde se hicieron muchos noviazgos.
jm26jun2015
Gráfico de la red.

El Galleta enfiló hacia el pozo de las nieves, con cholas y un pullover de Lacoste L-360

20161113_112505

Por un libro que vio en los escaparates de la librería del Cabildo en la calle Cano, sabía que allí, antes de que llegaran los frigoríficos, se conservaba el hielo para su uso en verano.

Grandote como era, con su gran tripón sobre la valla del pozo, media a ojo: metros cúbicos, diámetro, profundidad. Y decidió que era mal negocio, mucho trabajo para un polo de hielo.

El Galleta es carretera y camino.

Un citroen DIAN 6, vamos un dos caballos de toda la vida, se detuvo junto a el y un joven le preguntó: Por favor ¿Queda mucho para Telde?

E,G.: Depende

Joven: Disculpe, no le entiendo.

E.G.: Mire usted, si toma para Ayacata, pues Telde está lejos. Si le acompaño y le dirijo,llegamos en un par de rones.

Joven: ¿Rones?

E.G.: Si, aquí a las curvas pronunciadas les decimos rones y a los que preguntan totorotas…

J: ¿Toto…que?

E,G.: Venga, ande que le indico, y se metió en el dos caballos, con el brazo por fuera y la cabeza pegada al techo de lona.

Si de algo se caracteriza El Galleta es de su humildad (oiga, entendida a su manera), su ternura y su puñetera ironía. Eso si,sincero, sincero…si tiene que cagar, dice: Me voy a cagar…

Le indicó al joven, que mira por donde se llama Josechu, que cogiera por la Caldera de Los Marteles rumbo a Cazadores.

E.G.: Josechu, esto es lo mas lindo que hay. Atrás dejamos Los Pechos y entre el pinar vamos bajando hasta el ombligo y una costa de tarajales.

En esta carretera, cuesta arriba los coches se resienten del motor y cuesta abajo de los frenos.

El dos caballos comenzaba a dar olor a caucho quemado.

E.G.: Esto huele a fó.

Pasado el cruce de Ingenio, vio El Galleta, que digo vio, olió la Cueva Jonda y le largó a Josechu.

E.G.: Yo creo que este vehículo debe descansar, coger un fisco de resuello. Para aquí y así de paso echamos una meada.

J.: Yo no tengo ganas de mear.

E.G.: Pues no meas, para el carro y vamos que nos llaman.

J.: ¿Quién?

E.G.: Cartadioro

J.: ¿ Y ese quién es?

E.G.: Vamos pa´dentro y te lo presento.

E.G.: A los buenos días ¿Tenemos carne de cochino frita?

J.: Voy a lavarme las manos.

Bar: Si señor y bien embarrá.

E.G.: Ponga un plato y dos cartadioros. Y mire si no es mucho molestar, déjeme que le presente a mi amigo como Don Cartadioro, es una broma piadosa.

E.G.:Sechu ( enseguida resumía) aquí el amigo Don Cartadioro.

J.. Encantando señor. Buen establecimiento.

El Galleta pa´dentro, buen ron querrás decir que diría Monagas.

E.G.:Cartadioro pon dos manzanillas mas…y manzanillas van y vienen. Y mas carne de cochino y una de carajacas con pan azafranado de Ingenio.

J.: Yo creo que deberíamos de irnos, la manzanilla está buena, pero Cartadioro no para de hablar y me está emborrachando.

No le salía la carcajada al Galleta, pero de contenerse se le saltaban las lagrimas y se le ponían los cachete como tomates.

E.G.: No se diga mas, vamos que en Casa David ponen unos bocadillos de pata que te cambas. Cartadioro ¿Cuanto se debe? Josechu vete pagando que luego arreglamos que con tanto jaleo se me había olvidado y me meo todo y ese tiempo que ahorramos.

Como todo el mundo sabe, tu en Cazadores le quitas el freno de mano al coche y sale cagandoleches. Si no recoges o frenas, aterrizas encima del campanario de Lomo Magullo.

Aquel hombre que no conocía la carretera, con unas «manzanillas» encima y El Galleta cantando…una mano en la cintura..una mano en la cabeza..un movimiento sexi……

Saliendo  humo de las rueda y un tufo como cuando pasas por la potabilizadora y está el tiempo de oeste. Y El Galleta, que no se callaba.

E.G.: Josechu ¿vas bien?

J.: Los frenos no funcionan muy bien… funcionan mal..cagoentoo..¡NO FRENA!!

E.G.. Buenos, mientras no cojas las curvas rectas y no te salgas de lo negro, vamos bien.

Y aquel citroen dando bandazos, Josechu sudando e intentando sacar el pedal por el chasis. En una de las pocas rectas, que a la izquierda está el barranco de Los Cernícalos, que es impresionante y a la derecha lo alto de Cazadores. El galleta indicaba:  si hay que estallarse que sea contra la derecha. Ve una pequeña carretera empinada a la derecha y grita……

E.G.: ¡¡¡¡¡¡Sechu, sube por la cuesta, ¡ Sube por la cuesta!!!!

Como Josechu con las «manzanillas» no controlaba . El Galleta metió mano al volante y subió al dos caballos por el camino de tierra. Cuando el coche perdió fuerza, lo bloqueó con el freno de mano. Se bajó, se saco la chola (que es lo que dice el) y empezó a orinar. Mira que fino.

J.:¿Que haces?

E.G.: Mear pa´pensar. Mira, ahora bajas en primera hasta las Breñas. Allí vemos si hay algún mecánico.

J.:Pues vamos.

Y fueron de buenas a primera…

E.G.: Para ahí, para ahí…

J.: ¿En el club social?

E.G.: Si coño.

Y allí estaba el hermano de Cartadioro, que también despachaba manzanillas. Y como preveía El Galleta, en un club si no hay un mecánico por lo menos hay un apañado. Le cambiaron las pastillas y salieron rumbo a La Herradura.

Se hacía de noche y El galleta tenía que llegar a la capital. Josechu iba para Telde. A la altura de El Ejido, que mira que la señal está clarita, centro ciudad y dirección Las Palmas. Bueno, tan claras no están.

E.G.. A la izquierda, a la izquierda…y lo echó por la carretera vieja. A la altura de Mercalaspalmas, pasado Jinamar, le dice a Josechu.

E.G.: Chacho me vas a disculpar pero me equivoqué. Pero ya…pues eso de aquí a mi casa no queda nada.

Y si eso, el abuelo de los Cartadioros vive cerquita…

20161113_112410

De cuando atropellaron a El Galleta en la calle mayor de Triana.

20160330_105250

¡ Me han matado! ¡ Me han matado!!!!!…….¡ Que alguien lo detenga! Gritaba «El Galleta» ( se le conocía así por su «monstruosa» afición a las Tamaran y a las Bandamas), a eso de las tres y pico de la madrugada, después de haber cerrado el Gabinete Literario, el Madrid,el Casino, el Cuasquías, el Bingo Parque y la Floridita.

Tirado en la calle Triana, seguía gritando agarrado a una rueda de un seat 127, que estaba aparcado en el margen derecho, según se viene del puerto, justo enfrente de Galerias Lorens.

¡Que venga la Cruz Roja!….

¿La Cruz Roja?…Borracho mielda, vete pa´tu casa, gandú pendejúo. Lo que te voy a largar un balde de agua fría…. Gritaba una sombra desde los balcones sobre el Bazar New York.

El Galleta: Discuuurrrpemeee señorraa, si se le ha falrrtado en arlgo. Pero me acaban de atropellar y tengo el tino mas pallá que pacá. Pero se acepta ese ron, pero sin el agua fría, que si me lo rebaja me sienta mal.

La Sombra: Yasss coño…valiente malcriado, rebenque… Sabes lo que voy a hacer….voy a llamar a la policía.

Esta batalla se llevó su hora y media, pero de las largas. Se hacían las 5.30 de la madrugada, mas o menos.

Mas sereno enrumbó hacia la churrería del mercado, allá en Vegueta. Atravesó el Guiniguada. En ese amanecer y lo que tiene el alcohol, se puso bobilín recordando cuando tiraba piedras al cauce. Se le hacía tarde para ir a fichar, el reloj de la catedral tañía los metales marcando las seis.

E.G.: ¡¡¡¡¡Dos cafenesileches oscuritos y media docena de churros. Un vaso de sevenup y otro de clipper de naranja,..!!!!

Llegó a tiempo, para esto es muy puntual.

Allí, cumplidor estaba El Galleta, entre el barullo de los que traían sus productos del campo, otros del puerto, algunos del aeropuerto y otros, ¿como no?Como el,  porque era el único abierto a esas horas que servía copas.

E.G: Dígame si se le debe algo y ponga un cartadioro de penúltima….Y rianga pa´dentro y la otra penúltima también.

Ya era sábado, día libre. Oliendo a la fó de la depuradora, por Rafael Cabrera, todo rectito, de aquella manera, llegó al Hoyo. Se subió al UTINSA, y….  pa´l Monte…De Belingo nos vamos pa´l Monte….

img-20160125-wa0012

El Galleta subió pa´ San Mateo.

 

20160910_141046

De cuando un cura llevó al Galleta desde el barranco de La Mina hasta el casco de San Mateo.

Se despidieron en el bar de Marrero, un «cafenileche» con su buen chorro de coñac y un bocadillo-alpargata de pata con queso tierno.

Tras el primer chasquido, el Galleta gritó: …Maestro ponga un fisco de corteza… Hay que recordar que el Galleta es licenciado en empresariales, se fue pa´La Laguna y vino, vino, mas vino, unas perritas de vino.Y vino derechito con su licenciatura.

Para el Galleta, era ver un cura y le empezaba un retortijón, un cujún, cujún y las orejas se les ponían encarnadas.

El cura, que resultó ser el sacerdote ambulante, vamos como el sustituto, que si el cura tal estaba enfermo, que si en la parroquia no se que, pues…Naaa un cura pa´todo el mundo, que andan escaso

-El Galleta: ¿Tu eres un cura feriante?

El cura perdió la atención a la carretera y fijó su mirada en el Galleta.

-El Galleta: Mira tu y ahora empieza a llover.

El cura que andaba en la decisión de darle un par de ostias o leerle la biblia en pasta, derrapa, pero un pisco nada mas. Y salta el Galleta: …Yass coño, pa´vernos matao…. ¡Esté a lo que hay que estar!!!!

El cura se volvía rojo, por lo menos la cara y los puños que apretaba fuertemente en el volante.

A la altura del cruce de Cueva Grande, por Las Rosas, el cura estaba por «largarlo», aunque fuera con el coche en marcha.

Pero mira tu, que el Galleta, sale con lo de…

-El Galleta: ¿Óigame usted hace el silbato?

-Cura: ¿El silbato????

E.G.: Como le veo vestido de negro y con unas keeds, parece un arbitro. Y va de vestuario en vestuario, de visitas y…..¿O que se pensaba usted que le preguntaba?

El Galleta se partía de risa por dentro, bueno y por fuera.

Don Juan, por ponerle nombre al cura, decide, -cambio de actividad-, y salta con aquello de y la Unión Deportiva, este año igual ganamos la liga y la copa del rey.

¡Aymimarre! La copa del rey…dijo la copa del rey, así sin anestesia ni nada. Don Juan no sabía donde se había metido.

E.G: ¿Usted me está hablando del rey de bastos, verdad?

Don Juan: (ya desquiciado y cagándose en la maldita hora en que recogió al Galleta.) Pero en que estaría pensando yo, cuando recogí al penco este. No hombre, del fútbol….

Mezcla chunga: Cura + Rey + Fútbol + Galleta.

E.G.: … Si tiene que «aparar, apare» y si no allá usted, pero míreme a los ojos que le voy a decir….

Don Juan veía Montaña Cabreja y rezaba para que los pocos kilómetros que le quedaba se hicieran ya, y largar al trasto este, que le invadía el asiento del copiloto y la paciencia.

Pero…, pero… al lado del puesto de la Cruz Roja, control de la Guardia Civil.

G.C: Buenos tardes,control de alcoholemia. ¿Ha bebido usted?. Documentación , por favor.

E.G.: Ya coño,ya la cagamos..

G.C.: ( Agachándose para verle el «josico» al Galleta) Caballero déjeme también su documentación.

Esto se iba agravando y el día era frío. La cumbre estaba nevada y caían pequeñas piedras de granizo que amenazaban con incrementar.

Cura + Rey + Fútbol + Guardia Civil + Galleta

La mezcla se hacía explosiva.

A Don Juan se le ocurrió lo de, tengamos la fiesta en paz y se dirigió al agente … yo respondo por el agnóstico este, que en realidad es un cristiano bautizado, renegado. ¿Pa´que coño lo recogí…?

Esto ya ardía. Cura + Rey + Fútbol + Guardia Civil + Bautizo + Galleta

Don Juan: Está así porque ha bebido desde temprano y toma medicamentos. Hágame la prueba y a ver si logro dejar a este en la parada del UTINSA.

El señor agente de la Guardia Civil, saca el aparato, se lo pone en la mano a Don Juan y el se lo introduce en la boca soplando lentamente.

E.G.: «Asople» sin parar , que si no es trampa y no salimos de aquí mas nunca.

Sopló tan bien,que aquello cantó…que si misa por aquí (vinito de garrafón), que si cafecito con anís, que hace frío. Que si,…¿un coñac Don Juan?..venga pa´cá con la parroquia.

G.C.:Tenemos que inmovilizar el coche usted no puede conducir y vamos a solicitar un análisis de sangre.

Al Galleta le empezaron a entrar esas ganas de,…vamos que se aflojan las tripas y se empezaba a sofocar.

E.G.. Señor agente ¿Me hace la prueba a mi? Que es que tengo que llagar a la capital y antes a un «escusao..»

G.C.: Pero no dicen que usted ha bebido y está drogado?

E.G.: ¿Usted cree todo lo que le dice la iglesia y sus vendedores? Déjeme soplar y tenga mi documentación, pero antes sírvame de testigo.

El Galleta es un hombre grande y no estaba muy «afectado», dio el mínimo. Y señalando con el dedo al cura, le dijo delante del Guardia Civil. Don Juan, ahora me paga en el bar de Marrero un bocadillo de pata con queso tierno y cafenileche con coñac. Y el coche me lo llevo yo y mañana lo viene a buscar a la capital.

20160910_133122-1

 

 

A finales de los setenta…esos hippis

A finales de los setenta, principio de los ochenta, una parte de los hippies que pululábamos por Gran Canaria, nos reuníamos  en la playa de Tauro. Cerca había un camping, del cual muchos de sus clientes, una vez acabada sus vacaciones engrosaban esta pequeña comuna. En la playa, Orlando tenía un pequeño «tenderete» de «madera de palo» y hojas de palmeras. Unos bidones hacían de nevera y en un pequeño camping gas, cocinaba lapas, pescados y calderos de papas. De la época recuerdo a Kiko Veneno y un poco más adelante a Luis Pastor. El día y la noche siempre estaba acompañada de buena música,  danzas, artesanía y  poesía.

En 1977 llegaba el Corte Inglés a la capital y aprovechamos para montar nuestras «mantas» a la entrada, en donde vender nuestros trabajos y sacar unos durillos para volver pa´l sur. Esto nos trajo muchos problemas y hubieron muchas detenciones. Pero poco a poco fuimos consiguiendo un espacio. Por cierto, el desayuno era cortesía del C.I., jejejee…. lo que se sacaba del super no tenía alarma. El desayuno era colectivo, por turnos nos tocaba «recolectarlo» para compartirlo entre todos.

Cuando comenzaron a extender sus manos llenas de cemento y asfalto, los señores empresarios de la hostelería, nos visitaban todos los días la Guardia Civil, la de capa, tricornio, zeta y landrover santana. Nos echaron y nos fuimos al LOVE en la presa de Las Niñas por Pajonales. El LOVE, era una antigua casa forestal, que okupamos y en su fachada colocamos el símbolo de la paz y la palabra LOVE. A partir de ahí el lugar se conocía como el LOVE (LOBE).

Las diferente intentonas de desalojo se les frustraban a la Guardia Civil, hasta cuando empezaron a ampliar la carretera hacia el sur y Mogan. La disculpa fue la plantación de María, nos levantaron pa´l aire, varios detenidos, muchos dolores y carreras. Con tractores tiraron el LOVE.

Abandonamos Pajonales y bajamos hasta la Presa de Soria. Nos instalamos en una pequeña casa y unas cuevas, que la mejor forma de acercarse era atravesando la presa a nado. Había un tronco de palmera que hacía de boya para reposar.

Unos alemanes ( no me extraña que detrás estuvieran los de siempre) introdujeron el uso de la semilla del diablo y la cosa fue degenerando. Una buena parte nos retiramos y nos acercamos a las casas deshabitadas cercanas al núcleo de población. Fue una buena experiencia, nos implicamos y tuvimos una buena acogida. Compartimos artesanía, agricultura, atardeceres, amaneceres y alegrías. Los de la otra orilla, poco a poco, unos por deterioro personal y otros por aburrimiento se fueron marchando.

Estos años fueron de lucha constante, dejamos el «hipismo» para los fines de semana, puentes y vacaciones y bajamos a la capital a luchar contra Abengoa.

En cuanto podíamos nos encontrábamos en el Espinillo (barrio de Tejeda que estaba totalmente abandonado, la escuelita nos servía para las asambleas), en el Narices y más tarde por Los Sitios y en la Sorrueda, allá por Tirajana. En las playas de Tiritaña, Medio Almud, y Montaña Arena, dentro de Gran Canaria y todavía nos seguimos encontrando.

 

IMG-20160826-WA0007

Gráfico: Maria Fernanda la del Picacho.

 

 

Valleseco “1746 Aqua Labor et Terra 1842”.

IMG-20160806-WA0060

IMG-20160806-WA0048Dulcinea del Toboso, en un despiste de Miguel de Cervantes, salió del Quijote de La Mancha y acudió bajo el Barbusano, en La Laguna de Valleseco. Así comenzaba una lucha para la defensa de la Laurisilva, contra los especuladores que enviaban a sus leñadores a talar los árboles y a desecar el embalse. Un recorrido bajo la sombra de tiles, laureles, palo blanco, fayas y brezos, pisando hojarascas sobre un terreno bermejo, nos mostraba a través de diferentes personajes la historia de Valleseco. Doramas, nos habló de las maravillas de La Selva de La Laurisilva, de como se movían en ella y de como le suministraban todo los necesario para vivir, alimentos, medicinas, agua, vestimenta, vivienda.

La razón del nombre de Valleseco viene dada por encontrarse el núcleo ubicado entre dos valles, en otra época ricos en agua, como son Madrelagua y Valsendero. Valleseco era un terreno volcánico y por lo tanto con menores recursos hidráulicos que los otros dos.

Un medianero, nos contó  la necesidad de esa abundante agua para las plantaciones  de  caña de azúcar en la costa, así como la de madera para el refinado en los ingenios azucareros, allá por el siglo XVI. Con este motivo,comienzan a repartirse entre los terratenientes foráneos, las tierras de Teror y resto de medianías . Creándose canales para el traslado del agua y caminos para el acarreo de maderas y carbones.

Valleseco por entonces, era un pago de Teror y es en 1842 , aprovechando la Constitución de Cádiz de 1812, que dio la posibilidad a aquellos núcleos de población que contasen con al menos mil habitantes de constituirse como municipios independientes ,cuando se convierte en el municipio más joven de Gran Canaria.

Estos medianeros, que no eran propietarios de las tierras, servían a los terratenientes y las explotaban. Primero talando y luego con plantaciones de papas, millos, verduras y frutales.

La típica manzana reineta de Canadá, conocida comúnmente como manzana francesa, cuyos primeros cultivos datan de mitad del siglo XIX, se hizo importante, figurando en el escudo del municipio. Últimamente es muy utilizada en la elaboración de sidra, vinagre y repostería.

Al graznido de los patos y ocas, al piar de herrerillos, pinzones y mirlos, se le unía la escuela de música de Valleseco con emocionantes interpretaciones, entre cuerdas y vientos.

Bajo los acebiños, nos inundábamos  de olores verdes y frescos. Un timple y una guitarra, tocados con gran maestría, nos fundían en armonía en tal maravilloso lugar.

Cuando los rayos del sol caían, dando brillos y colores de atardecer a la Laguna. Las aves volvían a sus nidos y las musarañas se preparaban para otra velada, los cerca de 200 participantes nos recostábamos con la melodía de violines y violas,que frotaban sus cuerdas, hábiles manos. Tañían los metales por el casco y nos decía que  se acababa el día.  Se respiraba felicidad y tranquilidad, brindamos con Sidra del Valle y nos emplazamos para el próximo Canto a La Laurisilva.

“1746 Aqua Labor et Terra 1842”.

IMG-20160806-WA0052IMG-20160806-WA0054

 

Recotín, recotán……

IMG-20160721-WA0013_resized

«Recotín, recotán

Recotín, recotán

al lado de la mar,

del palacio a la cocina

¿Cuántos dedos hay encima?»

Juego infantil en que uno de rodillas, esconde la cabeza entre las piernas de otro mientras los demás lo golpean en la espalda con la mano o con el codo, al tiempo que dicen cantando recotín recotán.

Cuando se acaba la canción, ponen la mano con uno o varios dedos que tiene que adivinar el que se queda. Si acierta se libra, sino le cantan:

«Si hubieras dicho…(el número correcto)

no me mintieras

los golpes que llevaste tu me los diera.»

 

*Calle en los Llanos de Teror. Gran Canaria.

 

Yo ni GYM ni WEY

20160131_145326

 

Yo ni GYM ni WEY
Ayer me encontré a la entrada de un gimnasio de la capitá con antiguos compañeros de clase, del cole, de hace no se cuantos años. Muy juveniles ellos, con sus calvas, canas, arrugas y esas cosas que nos salen con el tiempo. Volvieron a animarme para que me apuntara al gym, que es como le llaman ahora. Yo por mucho que los miraba de arriba abajo no le encontraba la gracia. Saben que desde siempre he estado en contra de los gimnasios. Esos espacios cerrados, sudando y respirando lo irrespirable. Antesala de traumatólogos y fisioterapeutas y encuentro de gripes y hongos. Yo sigo con mi naturaleza, al golpito, sin machacarme. Para ellos eso es no haber madurado. Y ya la repanocha cuando me dicen que a nuestras edades deberíamos tomar WEY. Me sonó a un buen chuletón y bueno no se le hace asco. Pero cuando me dicen que el wey lo compran en polvo y lo mezclan con agua empecé a indagar y vete pa´la mierda con el WEY. Lo llevo tomando desde pequeñito, siempre han habido cabras cerca y se han hecho quesos. Y en la actualidad creo que lo consumo en mayor cantidad, mezclado en queques, en la leche, en el yogur, con frutas. Y se llama TABIQUE. Así que para ustedes el gimnasio y el wey. Yo ni GYM ni WEY, sigo con nuestras playitas, nuestro campo y con el TABIQUE.
20160306_173201 (1)

Yo no quiero tus Hoteles de cemento,

Yo no quiero tus Hoteles de cemento,
de piscinas de cloro.
Yo no quiero aparcamientos
de negro caldeado asfalto,
yo no quiero tus comercios
de franquicias y malos alimentos.
Yo no quiero tus inventos
de parques temáticos.

Yo quiero nuestro Tauro, nuestro Medio Almud y Los Frailes
Con su marisco, con vecinos y foráneos.
Sin luces, con cielos estrellados.
Con días de sol radiante.
Con sus lechugas de mar,
sus uvillas, tarajales, pinchos y lecheruelas.
De piedra, de arena negra o dorada.
De mar limpio, azules y verdes
charcones de destellos brillantes.

Yo quiero ir a la playa
a la de todos.

Yo quiero que tu te vayas
y dejes en paz
a nuestra Costa Canaria.

PLAYA DE LOS FRAILES.MOGAN C120716 GM000120716.jpg

PLAYA DE LOS FRAILES.MOGAN
C120716 GM000120716.jpg

Imagen: C7 en la red.